Yo Soy Verde

Recursos de educación ambiental

EL AGUA

Animales acuáticos

Medusas, animales acuáticos

El agua es un ecosistema donde habitan muchísimas especies. De hecho, la diversidad de especies acuáticas es impresionante.

En los mares y océanos el agua es salada por lo que sólo pueden habitar aquí especies que sean tolerantes al agua salada. Mientras que en los ríos, lagos y charcas, el agua es dulce, por lo que los organismos que viven en estos ecosistemas serán diferentes a los que viven en el medio marino.

A lo largo de la evolución de la vida, estos organismos han ido desarrollando estructuras para adaptarse a la vida acuática, permitiendo ver las grandes diferencias que hay entre las especies terrestres y acuáticas.

¿Y cómo podemos explicar esto para que los niños lo entiendan?

Podemos tener nuestro pequeño ecosistema acuático haciendo un acuario para que los niños puedan observar las determinadas estructuras que les permiten prepararse para la vida en el agua dulce.

Contruye un acuario de cartón

Material necesario: Una caja de cartón, bolsas de plástico grandes, tijeras, lápiz marcador y cinta adhesiva.

Pasos:

Acuario cartón

  1. Forrar el fondo de la caja con cinta engomada.
  2. Cortar las tapas superiores.
  3. Marcar y cortar dos ventanas grandes en los costados de la caja y dejar parte del cartón como marco de refuerzos. Si el cartón usado no es muy grueso, será necesario reforzar el marco superior.
  4. Colocar una bolsa de plástico grande dentro de la caja dejando el extremo abierto hacia arriba y doblarlo sobre los bordes de la caja. Reforzar los bordes con papel celo para fijar bien el plástico.
  5. Agregar agua y comprobar que no pierde líquido.

Dale uso:

Para comenzar el experimento, llena la caja con el agua clara de una laguna o río de agua dulce. Los costados de la bolsa tienen que salirse a través de las ventanas eliminando cualquier arruga y dejando una perfecta visión. Se pueden meter piedras o plantas. Después introducir animalillos procedentes de la zona de observación (rio, laguna…) y observar las interacciones que resultan: ¿Ves como se mueven?, ¿Cómo se sostienen?, ¿Cómo obtienen el oxígeno?, ¿Cómo se alimentan?, ¿De qué se alimentan?, ¿Existe alguna adaptación que pueda ser observada y que le permita a los animalillos ser exitosos en ese hábitat?...

El acuario podría ser usado por un periodo largo sin embargo, un miniecosistema equilibrado es difícil del lograr y podría ser mejor tener unos pocos carnívoros como ninfas de libélula que se mantengan por sí solas (de fácil cría y fascinante observación). Si se decide por este tipo de insecto, asegúrese de que haya dentro del acuario un palillo de manera que sirva a las ninfas en el momento de emerger.

Anterior: Tensión superficial

Siguiente: Filtros de agua

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recopilar datos estadísticos sobre hábitos de navegación. El uso de cookies es necesario para la notificación de incidencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies